Acuerdos Bilaterales
España - Israel

Comercio Bilateral

En 2015 las cifras siguen una tendencia positiva, las exportaciones de bienes se han elevado hasta los 1.332 M€ y las importaciones se situaron en 723 M€. La tasa de cobertura se sitúa por encima del 180%. Seguramente las cifras están aupadas por la evolución del tipo de cambio, pero también por el creciente interés de las empresas españolas por exportar a Israel y por el propio interés israelí en el producto español. Además, la consecución de proyectos de infraestructuras por parte de empresas españolas en Israel es otra razón de la consolidación de las cifras.

Los sectores de exportación española con más presente y futuro en el mercado israelí son muy diversos; en 2015 fueron  los productos químicos y los vehículos los primeros componentes, con alrededor de un 20% cada uno, seguidos de productos textiles, con más del 8,5%, materiales de construcción con el 8%,  y la maquinaria industrial que se eleva hasta un 7,5% del total.

Con respecto a los sectores de más futuro aparecerían los vinculados a energías renovables, tratamiento de residuos, e infraestructuras en general, así como los relativos a determinados servicios high tech.

De Israel se importan principalmente productos químicos, más de un 40% del total, aparatos y material eléctrico, 13,8%, combustibles y aceites minerales, un 8,5% del total, y maquinaria industrial general, con un 6,5%.

De forma general, para Israel el peso en su exportación del sector servicios es más elevado que en España. Israel exporta servicios por un valor superior al 25% del total de sus exportaciones. De hecho, es el sector servicios el que está sosteniendo el sector exterior israelí, ya que cierta pérdida de competitividad lo está lastrando, con la excepción del sector servicios, principalmente high tech, que mantiene su competitividad. En el caso de las exportaciones a España, los servicios se refieren a los vinculados a la alta tecnología, transporte, informática y software e I+D. Israel exportó a España, sin contar con el sector turismo, algo más de 110 millones de dólares, sin incluir el 4º trimestre, frente a los 80 millones de dólares exportados en 2014.

Sin contar con el sector turismo, España exportó a Israel 237 millones de euros lo que supuso un incremento del 50% con respecto a los 157 millones de euros del año 2014. España destaca sobre todo por el peso del turismo, así como servicios de consultoría, informática, transporte y ciertos servicios empresariales. Los intercambios en el sector turístico entre España e Israel son relativamente importantes. Aprovechando la iniciativa europea de open skies existen varios vuelos diarios entre los dos países y se trata de un turismo de nivel alto con estancias relativamente prolongadas. Además nuestro país es punto de tránsito importante de viajeros de Israel sobre todo con destino a América del Sur. Sin contar los tránsitos, el número de turistas israelíes que visitan España cada año supera los 260.000. Se calcula que el número de turistas españoles que visitan Israel ronda la cifra de 60.000 al año.

No es necesario visado para los turistas que viajan entre Israel y España.

Flujos de Inversión Bilateral

España - Israel

Las inversiones españolas en Israel son tradicionalmente muy escasas y se han venido ligando generalmente a proyectos y concursos internacionales, ya que las empresas españolas suelen instalarse como empresas locales para conseguir más contratos en Israel. De igual forma ha destacado la apertura de tiendas propias por parte de marcas españolas de moda y complementos, tal y como se ha reflejado en el epígrafe de operaciones comerciales recientes.

En 2015, destacó la inversión de PORCELANOSA en un showroom en el puerto de Tel Aviv, que ha supuesto una inversión de 1,2 millones €, en formato de semi franquicia. Igualmente las inversiones financieras de determinadas multinacionales españolas se han seguido produciendo, BBVA, Banco Santander, Telefónica. Esta última, tras la adquisición de Jajah en 2009 por 145 millones €, ha desarrollado un equipo de 110 personas trabajando únicamente en I+D en el seno de Telefónica Israel. Las entidades financieras, al igual que parcialmente telefónica, invierten en start-ups israelíes (o asentadas en Israel) que consideran de interés y relevancia para sus negocios. Esta estrategia es compartida por las multinacionales que se establecen en Israel.

Israel - España

Las inversiones de Israel en España son bastante más importantes, al menos en términos productivos. De hecho el stock de inversiones israelíes en España en el año 2014 sitúa a Israel como nuestro inversor mundial número 18.

Las inversiones israelíes en España alcanzaron un punto álgido en 2013 con 212 millones de euros. Las inversiones fueron realizadas principalmente en el sector de extractos minerales, abonos y productos químicos, así como en el sector inmobiliario. Esta Oficina recibe  empresas interesadas en invertir en España, sobre todo en inversiones inmobiliarias, pero también en sectores como el de los bienes de consumo, el turismo o el agroalimentario. Es posible, además, que haya próximamente un acercamiento a España de inversores institucionales israelíes.

Principales Acuerdos Económicos Bilaterales

En 1975 las relaciones entre la UE e Israel quedaron definidas en el acuerdo bilateral de 1975 que adoptó la forma de acuerdo comercial y previó el libre comercio recíproco para los productos industriales y la importación sin derechos en la UE del 70% de los productos agrícolas israelíes.

El Acuerdo de Asociación UE-Israel entró en vigor en 2000 y reforzó las relaciones bilaterales conformando el nuevo marco legal básico de relaciones económicas y comerciales bilaterales. El acuerdo con Israel incorpora la gratuidad de aranceles de los bienes industriales, acuerdos de concesión para productos agrícolas (el nuevo acuerdo en este campo entró en vigor en 2004), y abrió la puerta a las prospecciones en servicios, y bienes agrícolas. Desde entonces, ambas partes han ido aceptando otras concesiones importantes para algunos productos agrícolas, para reducir las tarifas o incluso eliminarlas, dependiendo de si tienen cuotas de entrada o si su entrada es libre.

Con respecto a las relaciones puramente bilaterales, no existe un APPRI con Israel (Israel es país miembro de la OCDE).

01-11-1987: Acuerdo de Cooperación Turística.
31-07-1989: Acuerdo sobre Transporte Aéreo.
23-10-1989: Convenio básico de Cooperación Científica y Tecnológica.
13-01-1991: Convenio para el mutuo reconocimiento y la ejecución de las sentencias en materia civil y mercantil.
09-11-1993: Acuerdos bilaterales de cooperación sectorial firmados durante la visita de SS.MM. los Reyes a Israel, sobre Investigación, Desarrollo Industrial y Tecnológico, agricultura, desertificación y otras materias.
30-11-1999: Convenio para evitar la Doble Imposición y prevenir la Evasión Fiscal en materia de Impuestos sobre la Renta y sobre el Patrimonio.
21,22-11-2006: Se celebraron en Jerusalén conversaciones para actualizar el Acuerdo sobre Transporte Aéreo entre España e Israel, que data de 1989.
Febrero de 2011: Convenio de Cooperación entre el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y el Instituto Israelí de Exportación y Cooperación Internacional (IEICI).
Diciembre 2012: MoU de cooperación entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Transportes israelí: firmado durante la visita de la Ministra de Fomento a Israel.

Otros Acuerdos Bilaterales

Además de estos acuerdos de carácter oficial, destaca el que la  CEOE firmó sobre cooperación con la Manufacturers Association of Israel (MAI) y el que CESCE estableció con la Compañía Israelí de Seguros de Riesgo en Comercio Exterior.

Israel tiene unos gastos en I+D que superan el 4% del PIB y un sistema muy eficaz de apoyo a la investigación, de colaboración universidad-empresa y de gestión de la innovación que ha dado lugar a la creación de numerosas start-ups. Las relaciones económicas y comerciales bilaterales van en aumento, al igual que la colaboración tecnológica. De hecho, la cooperación entre empresas y entidades españolas e israelíes en el marco de los distintos programas internacionales, como son Horizonte2020 (programa marco), Eureka o Eurostars, es elevada. Además, desde 2007 existe un acuerdo entre el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y su contraparte israelí MATIMOP para promover una mayor colaboración dentro del programa Eureka, que cuenta con financiación descentralizada. En este ámbito, anualmente se lanzan Llamadas Conjuntas -en 2016 se ha abierto la octava – para fomentar la cooperación tecnológica y facilitar el acceso a la financiación pública.

De igual forma, a finales de 2006, Israel propuso reactivar el convenio sobre el fomento de la cooperación en el campo de la I+D industrial y tecnológico haciéndose llegar la propuesta al Ministerio de Educación y Ciencia español, por entonces competente en el tema. Posteriormente, en marzo de 2007, las autoridades israelíes presentaron un borrador de un posible acuerdo bilateral, similar al que habían firmado con otros países para la cooperación científica en materia de I+D de aplicación industrial. En octubre de 2009 se firmó una Declaración de Intenciones entre el Ministerio de Ciencia e Innovación de España y el Ministerio de Industria, Comercio y Trabajo de Israel sobre cooperación tecnológica, con motivo de la visita a Israel de la Ministra Cristina Garmendia, con el propósito de dar lugar a un futuro acuerdo en estas materias.

Otros organismos autonómicos han establecido acuerdos de colaboración con los organismos israelíes para fomentar la cooperación, como es el caso del acuerdo firmado entre Acció y Matimop en 2011 para realizar proyectos conjuntos entre empresas catalanas e israelíes dentro del marco Eureka.

Con motivo de la visita a Israel de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se firmó, en junio de 2006, un Convenio de colaboración (Memorandum of Understanding) entre la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) y la Manufacturers’ Association of Israel (MAI).

En febrero de 2009 se firmó también en Madrid un Protocolo sobre Cooperación Tecnológica entre la Comunidad de Madrid y el Chief Scientist del Ministerio de Industria de Israel.